CLÍNICA ORTHO-SANMAR

PODOLOGÍA - ODONTOLOGÍA - ORTODONCIA

Última Modificación: 24 de septiembre de 2008


Travesía de la Doctora nº2
28600 Navalcarnero (Madrid)
Tfno.- 91 811 42 82
(junto Ayuntamiento nuevo)

Localidades cercanas a Navalcarnero: Parque Coimbra, Arroyomolinos, Moraleja de Enmedio, Villamanta, Villamantilla, Sevilla la Nueva, Brunete, Villanueva de Perales, El Álamo, Aldea del Fresno, Méntrida, Calipo Fado, Casarrubios del Monte, Valmojado, Camarena, Las Ventas de Retamosa.

Nuestros servicios:


PODOLOGÍA

Podólogo Dña. Carmen Garrido Pérez nº colegiado 1844. Correo electrónico: podologia@jcea.es

Disponible servicio a domicilio.

Consejos para pacientes diabéticos

Cuidados del pie

Hiperhidrosis

Papiloma o Verruga Plantar

Fascitis Plantar

Onicocriptosis o Uña Encarnada


Consejos para pacientes diabéticos

El enfermo diabético, como norma, observará minuciosamente sus pies cada día.

Como algunas personas, sobre todo mayores, encuentran dificultad para observarse la planta del pie, se pueden ayudar de un espejo. En el caso de desgarro de la piel se debe limpiar suavemente la región con jabón y agua tibia. Se aplicara un antiséptico suave y se recubrirá la zona con un apósito estéril. No se debe aplicar esparadrapo adhesivo de tela, sino hipoalérgico, teniendo en cuenta de no liar por completo los dedos para evitar el cortar la circulación de la sangre. Tampoco usar apósito oclusivo.

MANTENER LOS PIES LIMPIOS Y SECOS:

PARA EVITAR LESIONES:

Debemos seguir siempre las indicaciones de nuestro médico y podólogo y consultar cualquier duda.


Cuidados del pie

La higiene del pie es imprescindible para evitar infecciones y lesiones.

Los cuatro pasos importantes que deben realizarse correctamente para que no surjan complicaciones son:

Lavado:

El lavado del pie debe hacerse con agua fría o tibia, y con jabón o gel de pH ácido 5'5, que es similar al de la piel, durante un tiempo máximo de 10 minutos. No es conveniente el uso de jabones básicos o neutros porque pueden alterar la flora bacteriana del pie y hacerlo vulnerable a las infecciones. Tampoco es recomendable añadir fórmulas caseras al agua, como bicarbonato o sal, ya que no tienen poder terapéutico y resecan la piel.

Secado:

La humedad favorece las infecciones por hongos, bacterias o virus, por lo que es importante secar bien el pie, especialmente entre los dedos, con una toalla o gasa sin friccionar la piel para evitar lesiones.

Hidratación:

Hay que emplear cremas hidratantes con urea, lanolina o vaselina en toda la superficie del pie, especialmente en el talón, donde suelen aparecer callosidades y grietas.

Cortar las uñas:

Por regla general las uñas se cortan rectas, sin cortar los picos y siguiendo en la medida de lo posible la morfología del dedo. Siempre hay que dejar que el borde libre de la uña sobresalga uno o dos milímetros por delante del pulpejo del dedo.


Hiperhidrosis

Se trata de un trastorno que ocasiona molestias y favorece la aparición de infecciones. Podemos tratar de regular esa sudoración excesiva tomando algunas medidas:

A veces el sudor es consecuencia de una infección mixta por hongos o bacterias, por lo que el tratamiento va dirigido en primer lugar a controlar la infección y, en consecuencia, la sudación va desapareciendo.

El exceso de sudor también puede ir acompañado de mal olor, que se produce por la degradación de pequeños microorganismos, como los hongos, y que pueden dar origen a numerosas infecciones. En los casos de sudación severa se hace necesario el uso de fármacos específicos.

Formula magistral:


Papiloma o Verruga Plantar

Los papilomas son formaciones verrugosas, sin apenas relieve sobre la piel normal, provocadas por un virus. Pueden aparecer en cualquier lugar del pie, aunque se localizan fundamentalmente en las zonas de máxima presión (cabezas de los metatarsianos, talón y pulpejo de los dedos).

Se presentan de forma aislada o múltiple, y se caracterizan por un dolor intenso a la presión o a la palpación, en especial al levantarse tras un período de reposo.

Existe una susceptibilidad individual que hace que algunas personas lo sufran con un carácter recidivante y resistente a todo tratamiento, al menos durante una temporada más o menos larga.

El paciente refiere sensación de tener algo clavado en el pie, produciendo dolor punzante.

El tratamiento debe iniciarse cuanto antes, ya que a mayor tamaño más tiempo se necesita para eliminar la lesión.

No hay un método por excelencia ni tampoco un tratamiento instantaneo de curar papilomas.

Tratamientos:

Lo más importante es la prevención. Para ello se aconseja:


Fascitis Plantar

Se trata de la inflamación en el punto de origen de la fascia, a nivel de la tuberosidad interna del calcaneo.

La molestia principal que presenta es el dolor y la hipersensibilidad debajo de la porción anterior del talón, que con frecuencia se irradia a la planta del pie. Aparece frecuentemente en deportistas, principalmente aquellos que presentan marcha en pronación.

Los factores etiológicos más frecuentes son:

Al realizar la exploración, el paciente referirá dolor al palpar la zona de inserción de la fascia o bien en la porción media.

El tratamiento tendrá como objetivo la relajación de la fascia, para ello están indicados:


Onicocriptosis o Uña Encarnada

Se trata de una patología en la que el borde libre de la uña penetra a través de los tejidos blandos en los pliegues laterales. Cuando existe una herida en los pliegues se produce una respuesta inflamatoria en la zona, aumentando el riesgo de infección.

Los surcos de las uñas constituyen una zona de difícil limpieza, con lo cual basta una pequeña erosión a ese nivel para que se produzca infección.

Si no se elimina el trozo de uña clavada el tejido se va hipertrofiando, inhibiendo el drenaje de la zona, produciéndose edema e infección.

Clínica:

El tratamiento consistirá en la eliminación de la espícula clavada. Posteriormente se aplica una pomada antibiótica.

Si existe tejido de granulación e hipertrofia de los tejidos periungueales se aconseja tratamiento quirúrgico.



ODONTOLOGÍA

Aspectos básicos de la salud oral


ORTODONCIA



©2006-2008 María del Carmen Garrido Pérez